96 122 71 13
Español English

LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO DE TAPIZADOS CON NOBUCK

Cada tejido requiere de unas condiciones específicas para su limpieza y hay algunos que se resisten más que otros.
 
Tanto si has adquirido un mueble tapizado en nobuck de nuestra tienda, como si lo has hecho con otra empresa, hemos de decirte que has adquirido un mueble tapizado con un buen material, resistente y duradero. Son piezas muy elegantes, y se han puesto de moda. El problema es que son muy delicadas (son tejidos de fibras sintéticas ultra-finas y carecen de capa protectora) y se ensucian con bastante frecuencia (sus características son similares a las de las fibras sintéticas: repelen el agua pero atraen aceites y grasas).
 
El nobuck (también conocido como nobuc, nubuck, o nubuc) es un material muy suave y, aunque es delicado, en términos generales es mucho más fácil de limpiar que la piel, lo que hace que actualmente muchos clientes prefieran elegir este tipo de material a la hora de adquirir o retapizar cualquier tipo de mueble tapizado para un uso diario.
 
Como ya dijimos en un anterior articulo del blog, hay que remarcar que este material no es exactamente piel (mucho cuidado con confundirse), si no que se trata de un material más cercano al ante. Es conveniente tomar determinadas precauciones y cuidados para mantener su calidad y apariencia, pero en el fondo éstas no son tan diferentes a las que son aconsejables en el resto de muebles tapizados en piel.
 
Pero, si se mancha, ¿cómo debemos limpiar éste artículo?
 
En realidad, no es difícil dejarlo como nuevo, aunque sí es cierto que requerirás de algunos materiales especiales, y de algunas técnicas que no siempre son conocidas por todos. Aquí te contamos cómo limpiar y mantener un mueble tapizado con nobuck:
 


CONSEJOS Y ADVERTENCIAS TAPIZADOS NOBUCK
 
  • Es fundamental alejarlos de las fuentes directas de luz solar, ya que con el tiempo la piel puede aclararse y perder su color original
  • Hay que evitar el contacto con objetos punzantes o cortantes que puedan dañar la piel
  • Airea los cojines
  • No te sientes en los brazos del sofá, porque podías romperlos
  • Lee detenidamente la etiqueta del fabricante del mueble, ya que no todos los tejidos nobuck son iguales. Algunos son más fáciles de limpiar que otros (según su composición)
  • Se aconseja usar guantes de látex y elegir un ambiente ventilado para realizar el trabajo
  • Limpia siempre las manchas en el mismo momento en que se originen (ya que la mancha, al secarse, se impregna más). Cuanto más tiempo tarden en ser retiradas, peor será, ya que se expandirán y calarán más en el tejido del mueble
  • Nunca usar agua, ya que extenderá las manchas mucho más. La limpieza más recomendable es un limpiador totalmente en seco
  • Siempre que vayas a utilizar algún desengrasante, haz una prueba en una parte poco visible de la prenda (para evitar cualquier sorpresa desagradable como, por ejemplo, el desteñido del material)
  • Es muy buena idea adquirir y usar un protector de cuero en spray especialmente diseñado para nobuck, ante o gamuza antes de estrenarlos, el cual formará una capa invisible impermeable (repelerá el agua, la grasa y las manchas), lo que nos facilitará su posterior limpieza sin afectar el material. Además, también tienen una ventaja: se debe aplicar solo cada 6 meses
  • Siempre que vayas a limpiar una mancha en un mueble tapizado con nobuck, hazte a la idea de limpiar el mueble al completo para no tener una zona más limpia que otra (esto, en el nobuck se notará bastante)
  • No conviene dar crema para mantener su acabado afelpado
  • Se puede utilizar spray repelente del polvo una vez al mes. Esto ayudará a que nuestro mueble no tenga polvo en su superficie
  • Recordad que, con el paso del tiempo, el nobuck sufrirá los mismos estragos que sufre la piel humana: se estira, cede, y suaviza su color y tacto. El tejido tiene una elasticidad limitada (cuando se estira, ya no recupera por completo su forma original). En consecuencia, un uso intensivo del tejido hace que éste quede algo más holgado con el tiempo.
  • El tejido no es tampoco resistente a los animales. No se debe permitir que los animales domésticos suban a los muebles tapizados. Sus uñas pueden dañar el tejido, lo que obligaría a realizar costosas reparaciones o a retapizar el mueble. Además, su saliva es ácida y puede decolorar el tejido.
  • Para evitar manchas persistentes, protege el tejido cuando utilices productos químicos de uso doméstico (por ejemplo, la mayor parte de detergentes y limpia-cristales, la lejía, los quitaesmaltes de uñas, la cola, el betún, la pintura y los productos corrosivos). Deben evitarse los detergentes de uso doméstico y TODOS los productos que contengan disolventes o aceites que puedan dañar los tejidos de forma irreparable.
  • No uses ningún producto quitamanchas tradicional para eliminar las manchas más persistentes. Muchos de dichos productos son agresivos o corrosivos.
  • No utilices la plancha de vapor para limpiar este tejido.
 


LIMPIEZA MANCHAS EN TEJIDO NOBUCK
 
  • Para empezar, se debe retirar los elementos que obstaculicen la limpieza (como pueden ser los botones en fundas o tapizados). También se puede proteger con cinta adhesiva o papel cualquier sector que no se pretenda limpiar.
 
  • Si la mancha es superficial, siempre puedes comenzar pasando suavemente un cepillo de cerdas blandas (los cepillos de dientes viejos o los cepillos que ya no utilizas, aunque también existen cepillos especiales para limpieza de ante) siempre a contrapelo (en dirección contraria al pelo). El mismo procedimiento sirve si lo que queremos es quitar el polvo que se acumula día a día (aunque para ello lo mejor es sacudir los asientos y los respaldos). El cepillo te ayudará a eliminar las partículas de polvo más gruesas y será tu aliado perfecto para la limpieza diaria de este material.
 
Existe también en el mercado una esponja de goma de borrar especial para la gamuza (también valido para el ante y el nobuck, obviamente) que puedes encontrar en muchos supermercados o zapaterías. Hay varias clases de gomas de borrar (pueden ser rugosas o normales). Con ellas podrá eliminar marcas, brillos y algunas manchas secas. Funciona muy bien, es muy económica, y la puede encontrar fácilmente en peleterías. Para sacar la mancha de la pieza, tendremos que frotarla con la goma de borrar hasta que desaparezca. En cualquier caso, si utiliza la goma no olvide cepillar un poco con el cepillo de cerdas blandas a contrapelo para eliminar cualquier resto de la misma.
 
Si no tienes a mano un cepillo para ante o algún cepillo similar, puedes utilizar una toalla para frotar la mancha y levantar el pelo de la pieza de piel.
  • Si el mueble se ha manchado de agua (porque se ha derramado un vaso de agua, la lluvia u otro motivo), podemos eliminar la mancha de una forma muy sencilla. Primero dejaremos secar las manchas de agua. Luego las frotaremos con la ayuda de un cepillo (o, si no disponemos del cepillo, podemos utilizar una toalla de baño, como hemos dicho antes).
 
Si las manchas de agua son viejas, un método muy bueno es volver a mojar todo el artículo con una botella de spray y, con la ayuda de una esponja, sacar el exceso de humedad. Cuando veamos que el tejido se está secando, la mancha de agua tiene que desaparecer.
 
  • Si derrama tinta, aceite, sangre, grasa o alimentos, lo primero que debe hacer es usar un paño (preferiblemente de micro fibra, para que no suelte pelusa; o también sirven de algodón, o incuso papel absorbente), o una camiseta vieja de algodón y secar inmediatamente el exceso de aceite o grasa del nobuck hasta que la humedad desaparezca para evitar que el líquido penetre en los poros de la piel. Jamás frotes, o extenderás la mancha.
 
A continuación, espolvorea talco para bebé sobre las manchas o la marca de la mancha del aceite o grasa (si no tienes talco para bebés, la tiza rallada también puede funcionar). Deja reposar por una noche (o, en su defecto, unas 12 horas). Todo este proceso lo que hace es absorber el aceite y, tras dicho proceso, para eliminar la mancha finalmente, solo hay que sacudir (jamás frotar, como hemos dicho antes) la superficie y, una vez sacudida, volver a utilizar el cepillo que hemos mencionado anteriormente, como siempre, a contrapelo.
 
También es posible utilizar un quitamanchas especializado o desengrasantes, junto con el ya conocido cepillo (os aconsejamos, como siempre, que hagáis siempre una prueba de limpieza en un lugar no visible para aseguraros de que el resultado es óptimo).
 
  • Si la mancha es barro o similar (el polvo mojado que solemos llevar en la suela de los zapatos), se debe dejar secar la zona afectada en un lugar fresco a la sombra (nunca dejarlos al sol). Posteriormente, pasaremos el ya mentado cepillo suave.
 
  • Sin embargo (y dejándolo esto a su propio criterio), en el caso de encontrarnos una mancha rebelde o una marca de una mancha que hemos eliminado con los procedimientos anteriores, se puede probar a diluir un poco de desengrasante del que tengamos en casa y, con un paño humedecido con dicha solución, tratar de “borrar” presionando sobre la mancha y sus bordes (nunca frotando). Ojo, tal y como dijimos en las advertencias, siempre probando primero en una parte poco visible del artículo (para evitar cualquier mala sorpresa), y paciencia para pasar el mismo paño, mojándolo en dicha solución, por el resto del mueble (como hemos dicho, al final, para que no quede diferencia entre zonas, hay que acabar limpiando todo el mueble).
 
  • Si pruebas todas las sugerencias que te hemos explicado antes, y ninguna funciona, aun hay un último recurso: frotar toda la pieza con vinagre blanco. Con la ayuda de un trapo humedecido en vinagre frota las manchas. Déjalas secar y, seguidamente, pasa un cepillo como los ya comentados por encima de ellas.
 

Contacto

Si tiene alguna duda o consulta que hacernos, puede contactar con nosotros a través de este sencillo formulario. Estaremos encantados de poder ayudarle.
Olvidé la Contraseña


ACCEDER